Mientras el fraude supone un problema global que cuesta 4 billones de dólares a la economía